Joom!Fish config error: Default language is inactive!
 
Please check configuration, try to use first active language

CEFIM - ¿PORQUÉ SUFREN LAS PERSONAS?

¿PORQUÉ SUFREN LAS PERSONAS? PDF Print E-mail
Written by Administrator   
There are no translations available.

Escrito por: ROCÍO DELONG DE ASTUDILLO
 
Es la eterna pregunta que se hacen las personas cuando les pasa algo, ¿porqué a mí? ¿Qué hice para merecer esto? Y la verdad es que por lo regular, no hacemos nada para merecer lo que nos pasa cuando sucede una desgracia  (no hablo de males evitables). Solemos pensar que es un castigo a algo que hicimos y que hay un Dios castigador que viene hacer justicia. Pero Él no nos castiga. A veces si tenemos que elegir si queremos utilizar nuestro tiempo y nuestra inteligencia para ayudar o lastimar a las personas, porque si nos hace libres, para distinguir el bien del mal.
Debemos pensar como aconseja Rittner en su libro Aprendiendo a decir adiós, que Dios no nos castiga, que nos da la naturaleza con sus leyes que no podemos entender, que algún día se curarán todas las enfermedades gracias a la inteligencia que nos dio, pero que sobretodo nos manda a las personas para que nos ayuden y consuelen cuando sufrimos, no para darnos razón de lo que sucede. Y que Él nos da la fuerza y la fe para sobrevivir el sufrimiento.
 
Por eso cuando estamos ante alguien que sufre por una desgracia, no debemos intentar explicarle porque suceden las cosas y tratar de consolar diciendo que por lo que paso estará mejor, simplemente debemos acompañar al que sufre, pues en el fondo no quiere explicaciones solo sentirse amado para sentirse seguro, que no ha hecho nada para merecer su sufrimiento. Y que igualmente al sufrir nos corresponde buscar el consuelo en los que amamos y no flagelarnos con la pregunta sin respuesta de porque???
 
Sabemos que el sufrimiento y las pérdidas, suelen tomar tiempo para asimilarse y superarse. Solo con alguien al lado es más fácil el trance. La solidaridad es una virtud que hay que cultivar y más hoy en día que las personas viven muy cerradas en sí mismas,  debemos tratar de abrirnos a los demás, aprender a dar consuelo en un mundo que enseña lo contrario, comprender que el hombre de hoy está más que nunca necesitado de amor y si tenemos una responsabilidad moral con él.