Joom!Fish config error: Default language is inactive!
 
Please check configuration, try to use first active language

CEFIM - MI HIJA ME SALVÓ LA VIDA

MI HIJA ME SALVÓ LA VIDA PDF Print E-mail
There are no translations available.

Escrito por Ivette Laviada
 
La afirmación que da título a este artículo la pronunció Lianna Rebolledo en la ciudad de Puebla, al ofrecer su testimonio en el Congreso Juntos por México.
Para comprender a Lianna cuando dijo “Yo salvé la vida de mi hija, pero ella salvó la mía”, tenemos que retroceder el reloj 25 años y situarnos en Estados Unidos, con ella de 12 y víctima de secuestro y violación repetida durante su cautiverio por dos sujetos.
Antes de esa fecha, ella vivía en México, en medio de una familia disfuncional en dónde la enfermedad del alcoholismo que padecía su padre, les hizo sufrir violencia doméstica.  Fue así que su madre, para poder darles a sus 4 hijos mejores oportunidades emigra a Los Ángeles, California y unos pocos años más tarde Lianna le alcanza y después sus hermanos, entre los cuales se encuentra una hermana mayor quién sufre de una discapacidad motriz.
 
A ella, nadie le puede contar lo que es padecer violencia intrafamiliar, escasez económica o dificultades para salir adelante en medio de una discapacidad; ella y su familia han pasado por ello y se han sabido sobreponer a las circunstancias.
 
Después de la violación cayó en una gran depresión, nada inusual después del suceso traumático que sufrió, sin embargo pese a tomar antidepresivos un día intentó quitarse la vida ingiriendo pastillas…fue gracias a este evento que al ingresar de emergencia al hospital y con la intervención oportuna le salvan la vida y los médicos descubren que está embarazada de 13 semanas, pero como dicho embarazo es producto de una violación, le ofrecieron la opción del aborto por ser legal en ese país.
 
Cualquiera diría que al ser una chiquilla de 12 años no podría tener capacidad de reflexión, ya que los médicos le dieron argumentos para apoyar el aborto tales como “abortar es tu derecho si sufriste una violación” ; “si tienes a ese bebé, verás la cara de tus agresores siempre”; “si continuas con el embarazo, es posible que sea muy riesgoso por tu edad”; “si abortas, no tendrás que vivir con las consecuencias de la violación”, etc… a lo que después de escuchar ella solamente replico si el supuesto aborto también le permitiría sentirse “desviolada” y si el supuesto aborto tendría el poder de hacerle olvidar lo ocurrido como si nunca hubiese sucedido.
 
Escuchar el latido de su bebé en el vientre le hizo tener conciencia de la pequeña vida que se gestaba en su interior, y a partir de ese momento su bebé se fue convirtiendo en el motor que le haría recuperarse, levantarse y superarse cada día.
 
Ella se preguntaba por qué los médicos antes de ofrecer apoyo y decirles a las mujeres que no están solas, les ofrecen el aborto…
 
Al día de hoy Lianna ha logrado muchas cosas y es una de las principales promotoras de la defensa de la vida, se graduó como Licenciada en Comunicación, fundó Loving Life que invita a las mujeres a replantearse aún en la adversidad la opción de seguir adelante con sus embarazos aunque la situación vista en ese momento sea por demás desfavorable, ella es testimonio de que con muy pocos años, sin la escolaridad necesaria para hacerle frente a la responsabilidad de una nueva vida y sin los medios económicos suficientes sí es posible y sirva su institución para ofrecer el apoyo que ella en su tiempo necesitó; su hija ya tiene 24 años, ha terminado una carrera y le apoya en la misma causa.
 
Considera que los países que permiten el aborto, responden a una agenda política, pero que en lo particular las personas tendrían que saber que cada vida importa, que nadie sobra y que es por demás injusto aplicarle a un bebé la pena de muerte por delitos cometidos por terceros.
 
Al final ella dice “Cuando reconocí en mi hija al ser humano más hermoso me dije -mi hija no es producto de una violación, sino es el fruto de mi amor por ella-”.
 
Compartimos el sentir de Lianna, y esperamos que cualquier chica que esté pasando por algo similar pueda acercarse a AME (9232332) o a VIFAC (9271414 a, instituciones en Yucatán que apoyan estos casos sin fines de lucro.