Joom!Fish config error: Default language is inactive!
 
Please check configuration, try to use first active language

CEFIM - La importancia de los cuidadores familiares.

La importancia de los cuidadores familiares. PDF Print E-mail
Monday, 09 November 2015 02:13
There are no translations available.

Escrito por: Virginia Peña Tenorio
 
Hace no muchas décadas en México, los ancianos eran considerados los pilares de las familias y se les respetaba y cuidaba con afecto; eran la representación de la sabiduría y experiencia a quién se consultaba y pedía consejo. La sociedad cambió por la adquisición de nuevas costumbres, surgieron otras necesidades y demandas, por consecuente de la familia. Si bien es cierto, que las familias están adquiriendo nuevos rumbos por la búsqueda de un desarrollo profesional y personal, principalmente por la Mujer.
La mujer, nos guste o no, es el principal pilar de una familia, con una Madre que necesita, en todo su derecho, salir a encontrar su propio camino en el ámbito laboral y profesional, debe abandonar algunas actividades que antes giraban alrededor de Ella; una de esas actividades es el cuidado de los adultos mayores y en ocasiones de los nietos. Como hijos, no nos vamos dando cuenta que nuestros Padres necesitan más atención y creemos que con dejarlos en nuestros hogares estarán seguros.
 
Boris Leonardo Caro, publica en su blog de noticias en yahoo, datos alarmantes de la situación de los ancianos en México,  “Cada día, 12 adultos mayores desaparecen en México, D.F.”  Es decir, la cantidad anual gira alrededor de unas 4,380 personas. Las causas son diversas, salen de casa y luego olvidan el camino de regreso, o no quieren volver por las agresiones e incluso violencia que los familiares descargan sobre ellos, o mueren en el anonimato, o caen en las redes criminales de trata de personas. “Existen bandas criminales que secuestran ancianos para ponerlos a pedir limosna”.
 
El número me parece alarmante, pero por otro lado, es fundamental fomentar el desarrollo integral de todos los miembros de la familia, así que optar por un CUIDADOR FAMILIAR que tenga una preparación específica para la atención de los más vulnerables del grupo como son los pequeños y los adultos mayores, puede ser la opción necesaria para dejar con tranquilidad el hogar y asegurar a nuestros seres queridos.
 
Retomemos el cuidado afectuoso hacia nuestros Padres y Abuelos, dejemos en manos de otros esa labor que con el tiempo se nos vuelve una carga pesada de llevar con el consecuente estrés y cambios emocionales que no es justo que descarguemos sobre ellos.  Retomemos, la integración de la familia y las aportaciones que los viejos pueden brindar a los más pequeños y a todos los integrantes, cultivemos los valores familiares y sobre todo, aprovechemos todo el bagaje cultural y familiar que pueden aportarnos los mayores.