Joom!Fish config error: Default language is inactive!
 
Please check configuration, try to use first active language

CEFIM - Una amistad especial

Una amistad especial PDF Print E-mail
There are no translations available.

Escrito por: Lucía Legorreta de Cervantes

Inicia el mes de Octubre con la celebración del Día Internacional de las Personas de Edad que tiene por objeto reconocer la contribución de los adultos mayores al desarrollo humano y económico.

Es cierto que a nadie nos gusta que nos llamen “persona de edad,  viejos o de la tercera edad”,  pero también es una realidad el fenómeno de envejecimiento demográfico que se vive en México, demostrado en el porcentaje de las personas en edad avanzada.

No solo en nuestro país sino a nivel mundial.   En la actualidad, el número de personas mayores de 60 años es dos veces superior al que había en 1980.    En 2050, habrá casi 392 millones de personas de 80 años, es decir cuatro veces más que ahora;     en los próximos cinco años, el número de personas mayores de 65 años será superior al de los niños menores de cinco años y para el 2050 será superior al número de niños menores de 14 años.  

El mundo está cambiando y nuestra expectativa de vida va en aumento; y como en todo,  existen ventajas y desventajas, oportunidades y retos.     El día de hoy quiero enfocarme a una de las grandes oportunidades que tenemos al convertirnos en personas mayores, y me refiero al hecho de ser “abuelos”.

He escuchado decir que son la “cereza del pastel”,  “el postre de la vida”, lo que si es un hecho es que la convivencia actual de tres o hasta cuatro generaciones juntas dan lugar a una de las relaciones más simples, profundas e importantes:    los niños y sus abuelos.

Esta estrecha relación se origina desde el día en que nace el nieto,  los abuelos establecen una conexión única ya que este pequeño es parte de su hijo o hija y es la continuidad y crecimiento de la familia..

Por otro lado, su llegada ocurre en una etapa muy distinta respecto a cuando ellos fueron padres.    Ese período vital, en el que recogen sus años vividos, facilita la relación con los hijos de sus hijos.   Los abuelos tienen toda una experiencia de vida que los ayuda a sentirse más relajados y a disfrutar más intensamente cada momento en el que conviven con su nieto.  

Los abuelos son, en la mayoría de los casos, personajes inolvidables en la vida de los niños.   Comparto contigo la descripción de niños de 8 años que de forma muy graciosa pero real, definen como son sus abuelos:

-    Cuando salimos a pasear con ellos, se detienen para enseñarnos cosas bonitas como hojas de diferentes formas, un ciempiés de muchos colores o la casa del lobo.
-    Los abuelos son una señora y un señor que como no tienen niños propios les gustan mucho los de los demás.
-    Son unos señores que para leer usan anteojos, siempre los pierden y cuando me he quedado a dormir con ellos usan unas ropas bien cómicas.
-    Un abuelo es una abuela pero hombre.
-    Los abuelos son gente que no tiene nada que hacer, solo están ocupados cuando nosotros los vamos a visitar.
-    Los abuelos son personas con las que es bien divertido salir de compras.    Ellos no nos dicen ¡apúrate!
-    Nos responden preguntas como:   “¿por qué Dios no está casado?” o “¿por qué es que los perros persiguen a los gatos?”
-    No les importa contarnos el mismo cuento varias veces y les encanta leernos historias.
-    Todo el mundo debe buscarse unos abuelos, son las únicas personas grandes, que siempre están contentas de estar con nosotros.
-    Ellos saben que podemos comer algunas chucherías antes de acostarnos, les encanta rezar con nosotros y nos besan y consienten aunque nos hayamos portado un poco mal.

En esta amistad especial, el beneficio es mutuo:  el niño aporta una visión hacia lo joven, hacia el dinamismo  de la vida y la alegría que muchas veces olvidamos los adultos.   Los niños de hoy son más despiertos y obligan a los abuelos a estar más activos.

Por el otro lado, los abuelos aportan seguridad, tranquilidad y contención a sus nietos;  estos últimos ven en sus familiares mayores un ejemplo, una forma de hablar y de elevar la voz, distinta a los padres, que a veces están sobrepasados por el trabajo y las circunstancias.     Pueden entretener, educar, consentir y corregir a sus pequeños nietos;  proyectan su propia historia a las generaciones venideras y crean un sentido de pertenencia a la familia.

En nuestro mundo que envejece rápidamente, las personas mayores y en especial los que son abuelos desempeñarán un papel cada vez más importante.  

Y tú, ¿qué opinas?