Joom!Fish config error: Default language is inactive!
 
Please check configuration, try to use first active language

CEFIM - HOMBRES Y MUJERES: IGUALES PERO DIFERENTES

HOMBRES Y MUJERES: IGUALES PERO DIFERENTES PDF Print E-mail
Written by Mercedes Hoyos   
Sunday, 15 January 2012 15:01
There are no translations available.

Las mujeres y los hombres somos ambos seres humanos, sin embargo, tanto física como psicológica y espiritualmente somos diferentes.

 

Estas diferencias están no sólo en nuestro cuerpo, que evidentemente es distinto, sino que a todos los niveles.

¿Sabías que cada célula de tu cuerpo tiene tu sexo grabado? Los hombres en sus células tienen los cromosomas XY, en cambio, cada célula del cuerpo de una mujer tiene los cromosomas XX, así que hasta nuestras células son sexuadas, hasta en ese nivel somos diferentes.

Ser diferentes no significa que ninguno sea peor ni mejor, sino que estas diferencias nos ayudan a ser “complementarios”, esto es, que podemos ayudarnos mutuamente, y así crecer juntos y hacer las cosas mejor entre los dos.

 

El hombre y la mujer se complementan físicamente: para poder ser fecundos y engendrar hijos; el hombre tiene por lo general, más fuerza física que la mujer, pero la mujer suele ser más resistente a las enfermedades y al dolor.

Hemos llegado a un momento en que la técnica nos ha permitido estudiar el cerebro masculino y el femenino, y comprobar que son muy distintos, desde el tamaño, hasta la manera de funcionar y el tipo y cantidad de conexiones entre los dos hemisferios que los conforman.

Nos complementamos psicológicamente: porque pensamos y actuamos diferente, por ejemplo, la mujer habla mucho y el hombre no, la mujer tiene muy desarrollada la intuición y el hombre es analítico y concreto. También percibimos de manera distinta las cosas.

 

Nos complementamos espiritualmente porque la mujer es más espiritual que el hombre y tiene que ayudarle a crecer en este aspecto, porque a él le cuesta mucho, ya que ellos son muy prácticos y les gusta “hacer” cosas.

 

Estos son sólo algunos de los principales modos en que somos distintos, sin que esto signifique que así tenga que ser, pero es como se dan las diferencias por lo general o el la mayoría de los casos.

 

La complementariedad no sólo se da en la pareja o en la familia, sino que en todas las actividades humanas: también en la vida profesional y social, si se comparten las actividades entre hombres y mujeres, van a funcionar mejor, pues se ven puntos de vista diferentes y se enriquecen todos.

 

Es por eso que debemos respetarnos como iguales en dignidad que somos, y sacar provecho de las diferencias para hacer la vida más fecunda, más rica y con más oportunidades para todos.

Last Updated on Sunday, 15 January 2012 15:18